Salut

¿Qué es la escarlatina?

Cuando en la consulta anunciamos “se trata de escarlatina” o en el colegio han comentado “hay casos de escarlatina”, surge la alarma entre los padres, la preocupación, les suena antiguo, como algo del pasado, pero no es así. La escarlatina es una enfermedad propia de la infancia y actual.

Y muy antigua, en la Edad Media hay relatos de médicos árabes sobre una afección similar a la escarlatina. Pero fue en el año 1676, que Thomas Sydenham (1624-1689), clínico inglés, individualizó la enfermedad como Febris Scarlatine o Escarlatina Simplex.

Se han sucedido epidemias en la historia y antiguamente era una enfermedad alarmante, pero el tratamiento antibiótico ha disminuido su frecuencia y gravedad.

Es una enfermedad infecciosa producida por una bacteria llamada Estreptococo beta hemolítico del grupo A, el Estreptococo A. Este estreptococo produce sustancias y entre ellas una toxina eritrogénica que es la responsable de la erupción en la piel.

Se contagia por vía aérea, por gotitas respiratorias que se emiten al hablar, toser, estornudar, que contienen la bacteria y entran por la boca y nariz. Los estreptococos A viven en la nariz y garganta, pero no todas las personas infectadas tienen síntomas o están enfermas. Después de entrar en contacto con la bacteria, a los 2 o 4 días (incubación) comienza la enfermedad con fiebre y dolor de garganta, también  vómitos y dolor abdominal. La lengua está blancuzca o aframbuesada (roja con bultitos). La garganta y amígdalas están rojas y doloridas. Uno a 2 días después aparece el sarpullido rojo, se inicia en el cuello, axilas e ingles, para luego generalizarse,  está formado por puntitos rojos con relieve, de un color rojo escarlata, lo que da origen al nombre. Es áspero como papel de lija. Y puede presentarse antes que la enfermedad y hasta 7 días después. Se puede descamar la piel de la punta de los dedos y las ingles posteriormente.

La escarlatina, así como la infección de garganta por estreptococo A, es más común entre los 5 y 15 años,  y poco frecuente en menores de 3 años.

El contacto cercano con una persona con escarlatina es el factor de riesgo más común para contraer la enfermedad.

Muchos virus y bacterias pueden causar sarpullido rojo y dolor de garganta, para determinar si el responsable es el estreptococo A se puede realizar una prueba rápida, el test de detección rápido de estreptococo A  o un cultivo de garganta. El test se realiza en la consulta, se toma una muestra de la garganta con un hisopo y se hace la prueba con unos reactivos, en 10 minutos obtenemos el resultado. Si es positivo se recetara el antibiótico adecuado.

Los antibióticos de primera opción son la penicilina o amoxicilina. En caso de alergia se recetará otro.

Los antibióticos reducen el tiempo de enfermedad, alivian los síntomas, previenen la trasmisión de la bacteria a otras personas y previenen posibles complicaciones. Estas son poco frecuentes, pero pueden ocurrir: abscesos, otitis media (infección de oído), neumonía (infección pulmón), artritis (inflamación articulación), glomerulonefritis postestreptocóccica (enfermedad que afecta el riñón) y fiebre reumática (enfermedad cardíaca)

El niño debe quedarse en casa hasta que ya no tenga fiebre y después de haber iniciado el tratamiento antibióticos por 24 horas.

Se puede contraer más de una vez la escarlatina.

Los buenos hábitos de higiene, incluido el lavado de manos previenen las infecciones.